Instalación Debian en Virtual Box

  • Time to read 3 minutes
Logo Debian 10

La mayoría de los que desarrollamos software en empresas IT, trabajamos a diario con herramientas que no están (económicamente) al alcance del común de los mortales. Utilizamos servidores de bases de datos, servidores donde poder desplegar nuestros desarrollos, servidores de integración y entrega continuos.... y todos ellos ajenos. Pero, ¿qué ocurre si queremos aprender o hacer tareas de investigación por nuestra cuenta? En este punto es donde la virtualización viene en nuestra ayuda.

En este artículo, voy a explicar cómo virtualizar un servidor Debian, haciendo que entre en red con nuestro equipo de trabajo, de forma que podamos instalar en él los servicios que vayamos a necesitar y levantarlo cuando vayamos a trabajar con ellos.

Partimos de un equipo que tenga ya Virtual Box instalado. Lo primero que deberemos hacer, es configurar la red interna que va a utilizar nuestro servidor virtualizado para comunicarse con nuestro equipo. Esta red además podrá usarse por tantas máquinas virtualizadas como queramos, de forma que podremos incluso montar un cluster en el que cada servidor tenga su propia IP y se pueda comunicar con los demás.

Configuración de Virtual Box

A través del menú File -> Host Network Manager, accederemos a la configuración de la red de host. Por defecto, Virtual Box ya incorpora una red. Si entramos en Propiedades, podremos ver su rango de IPs. En mi caso, voy a configurar manualmente las IPs de los servidores virtualizados en el rango 192.168.100.1/24, por lo que voy a desactivar el servidor DHCP. 

Descargaremos una imagen de instalación mínima de Debian. Para esta finalidad, lo recomendable es utilizar una imagen de tipo netinst amd64.

Una vez descargada la imagen, crearemos una nueva máquina virtual en Virtual Box. En mi caso, la llamaré DebSrv01. Sus características serán:

  • Nombre: DebSrv01
  • Tipo: Linux
  • Versión: Debian (64-bit)
  • Memoria: 1024Mb
  • Nuevo Disco Virtual 8Gb
    • Tipo de disco: VDI
    • Tamaño reservado dinámicamente (dinamically allocated)
  • Controlador secundario IDE
    • Tipo: Disco Óptico
    • Fichero de disco: debian-10.2.0-amd64-netinst.iso (el fichero que nos hemos descargado previamente)
  • Adaptadores de red
    • Adaptador 1
      • Adaptador activado
      • Tipo: NAT
    • Adaptador 2
      • Adaptador activado
      • Tipo: Host-only adapter (Adaptador Sólo Anfitrion)
      • Nombre: Virtual Box Host-Only Ethernet Adapter (coincide con el nombre que dimos en el momento de configurar la red de host)

La red correspondiente al adaptador 1 es la que nos dará la salida a Internet, mientras que la red correspondiente al adaptador 2 es la que nos dará comunicación con nuestro equipo anfitrión, y entre los demás servidores virtualizados que dependan de la misma red.

Proceso de instalación Debian

Arrancamos la máquina e iniciamos el proceso de instalación. Para evitar sobrecargar la máquina virtual innecesariamente, ejecutaremos el proceso en modo texto.

Tras la selección de idioma, ubicación, mapa de teclado, nombre de máquina, configuración de usuarios y nombre de dominio, llegaremos al particionado de disco. Como vamos a crear una máquina genérica sobre la que trabajar, en este caso utilizaremos un particionamiento Guiado - Utilizar todo el disco, y dejaremos todas las opciones por defecto.

El proceso de instalación entonces nos preguntará por nuestra ubicación geográfica y nos guiará para seleccionar el mirror más adecuado para la descarga de paquetes. Escogeremos un servidor lo más cercano a nosotros. Llegaremos al paso de selección de paquetes extra a instalar. Dejaremos desactivados todos los paquetes a excepción de SSH server y Utilidades estándar del sistema.

Comenzará el proceso de instalación. Su último paso será la configuración del cargador de arranque GRUB, que podremos instalar en el registro principal de arranque sin problemas.

Procesos posteriores a la instalación

Una vez finalizada la instalación, podremos arrancar nuestro nuevo y flamante servidor Debian. Lo primero que haremos, será comprobar que no tenemos actualizaciones pendientes de nuestro sistema operativo.

Posteriormente comprobaremos el estado actual de conexión de los 2 adaptadores ethernet mediante el comando ip a. Como podemos ver, la interfaz NAT está conectada a Internet, pero la interfaz conectada al Adaptador Sólo Anfitrion se encuentra desactivada.

Vamos a configurar la interfaz. Simplemente tendremos que editar el fichero /etc/network/interfaces añadiendo las siguientes lineas:

allow-hotplug enp0s8
iface enp0s8 inet static
  address 192.168.100.100
  netmask 255.255.255.0

En este caso estamos utilizando enp0s8, por ser la interfaz que hemos obtenido mediante el comando ip a. Especificamos también la dirección 192.168.100.100, por estar dentro de la red que hemos definido en Virtual Box.

Tras reiniciar la máquina mediante reboot, ya tendremos la red configurada. 

Una vez hayamos finalizado todos los pasos indicados, tendremos un servidor Debian virtualizado, al que podremos conectar mediante ssh.

 


Enlaces útiles:

Virtual Box: https://www.virtualbox.org/
Imagen de instalación netinst Debian: https://www.debian.org/distrib/netinst
Configuración de interfaces de red en Debian: https://wiki.debian.org/es/NetworkConfiguration